Instituto del pintxo

El Instituto del Pintxo de San Sebastián es una asociación que trabaja para proteger y promover el pintxo donostiarra.

Queremos posicionar el pintxo donostiarra como referente gastronómico a nivel mundial.

Pintxo o banderilla
Se entenderá como “pintxo” o “banderilla”, a la combinación equilibrada en sabor y estética de varias porciones de comida, que bien sobre una rodaja de pan, o insertado en un palillo, o en otros formatos; puede ser degustado en dos o tres bocados. Normalmente se coge con los dedos. Se entiende por banderilla un concepto más tradicional.

Cocina en miniatura
Platillo que contiene una receta de cocina elaborada (salsa, presentación, etc.), y es consumida con cubiertos. Esta preparación debe ser emplatada al momento.

Queremos posicionar el pintxo donostiarra como referente gastronómico a nivel mundial.
Poniendo en valor la riqueza gastronómica del pintxo, las cocinas tradicional, moderna y en miniatura.
Preservando la autenticidad, la tradición, la personalidad y singularidad, que son los valores que definen el pintxo donostiarra.
Creando una “competitividad saludable” entre los establecimientos.

 

Nuestra visión 

Conseguir que los bares de Donostia/San Sebastián mejoren el servicio, las condiciones técnicas de los locales y por supuesto la oferta gastronómica.
Mejorar la valoración de los bares donostiarras por parte de la crítica y las revistas de viajes, gastronomía etc.
Es prioritario conseguir que los Donostiarras se sientas orgullosos del nivel de los establecimientos de su ciudad y sean nuestros mejores embajadores .

 

Esta forma de compartir nuestra cultura se define por múltiples valores

Calidad de producto
Artesanía
Sabor
Vanguardia
Personalidad
Compromiso
Honestidad
Profesionalidad
Idiosincrasia social

La guía del pintxo es una de las herramientas principales del Instituto. En ella se verán reflejados los establecimientos que, tras ser evaluados por un comité de expertos, cumplirán con el decálogo.

Las barandillas son un reconocimiento que otorga el instituto en un acto creado exclusivamente para este fin, y que bajo los criterios de gestión, sostenibilidad, seguridad alimentaria, bodega, servicio, gastronomía y características del local; nuestros evaluadores consideraran si el establecimiento es merecedor de 1, 2 ó 3 barandillas.

Los evaluadores son un grupo de 20 personas, hosteleros no vigentes, que se han dedicado a las distintas disciplinas mencionadas anteriormente. Estos evaluadores han recibido formación para realizar este trabajo.

Las valoraciones son númericas siguiendo unos parámetros objetivos y cada establecimiento es visitado por al menos 5 evaluadores.